¿Por qué fiarse del reloj si cada vez que lo miras señala una cosa distinta?

Contador gratis

sábado, 14 de agosto de 2010

Casi un beso entre tus manos, un mortal entre dos planos delicados: la belleza y el pecado.

Y es cada segundo de dolor prohibido entre lo eterno y el olvido por el que matamos a Cupido.¡Y que les follen a los dioses y a su cólera!,te dolerá pero no volverá, será un dolor fugaz.Y ya verás que no prometo en vano.. desde aquella noche de verano en que dejé de ser humano.


Casi un beso entre tus manos, un mortal entre dos planos delicados: la belleza y el pecado.
Estoy jodido por vender mi alma al diablo, me ha prohibido sentir el amor, pero tú lo estas llenando, y no puedo decir te odio,que total, ya tengo el folio y el poder de ti que mas le dolió.

2 comentarios:

  1. Entre tanto amor desordenado se confunden penas y perdón.

    ResponderEliminar